Teorías del aprendizaje | Alejandra García Bado

Just another Academia Sites site

Aprendizaje y conductismo

 

Los humanos, vistos desde los ojos del conductismo, somos seres completamente moldeables y modificables; por lo tanto también nuestra conducta. La teoría  del conductismo fue desarrollad a principios del siglo XX. Dicha teoría sostiene que siguiendo varios pasos metódicos y  detalladamente estructurados llegaremos al objetivo deseado, que es el cambio o modificación de una conducta específica. Estas técnicas fueron desarrolladas por personas que se enfocaban directamente en la educación de la sociedad. Estos científicos desarrollaron una serie de teorías del aprendizaje en las que aseguraban que se podían instruir conocimientos si se seguían los pasos planteados por el conductismo, así lograrían el objetivo que era: llegar al aprendizaje.

Cuando se habla de la palabra “aprender” se refiere a la adquisición y modificación de conocimientos, habilidades y estrategias. Sin embargo, cuando se habla de “aprendizaje” el concepto es el cambio perdurable de la conducta o de la capacidad de conducirse de manera dada como un resultado específico de la práctica, la experiencia, la repetición o de otros procesos y formas de enseñanza. En esta definición ya se está hablando de un cambio en la conducta, que es justamente lo que plantea el conductismo.

Los métodos utilizados son experimentales y prácticos basados en la introspección, que es la observación interna de los pensamientos, actos, conductas, deseos o sentimientos. Se desarrolló en un contexto en el que el positivismo era la base del conocimiento, solo lo que podía ser comprobado y afirmado era considerado verdadero. Y en el que solo podían ser llegadas a considerar ciencias las disciplinas que fundan sus afirmaciones en bases cuantitativas. Es por esto que el conductismo toma al humano como un ser constante, modificable, moldeable y vulnerable. Por lo tanto el aprendizaje se imparte siguiendo estos principios.

Los seres humanos no somos constantes, somos variables, seres libres, independientes, pero sobre todo impredecibles. Poseemos una increíble capacidad de razonamiento y análisis, somos capaces de adquirir y retener una gran cantidad de información por medio del aprendizaje bien estructurado. A pesar de todo esto, creo que el hombre y sus conductas son estudiables, y en algunos casos, modificables. Estos estudios pueden ser muy acertados, y factibles. Pero debemos entender que no podemos ser estudiados únicamente mediante métodos cuantitativos, debemos abrir el panorama y entender que el mundo esta en un cambio constante al que está condicionado también la humanidad.

Es por esto que me parece que el conductismo ve al aprendizaje como algo metódico, controlado y predecible, y en mi opinión, no lo es. El aprendizaje varía dependiendo del lugar, tiempo, situación económica, social etc. De la experiencia del sugiero y de la capacidad de el educador. Si comprendemos esto seremos capaces de educar a una sociedad tan variada como en la que nos encontramos actualmente. 

 

María Pí

ITESO


Comentarios cerrados